09/05/2021 3 min de lectura

La irrupción del COVID-19 y su acelerada propagación a principios del año 2020 implicaron, a nivel mundial, una reformulación de los planes y de las prioridades de política delineadas previamente por los Gobiernos nacionales. Desde entonces y hasta hoy, luego de más de un año, la centralidad de la emergencia sanitaria coexiste con múltiples problemas que requieren soluciones también urgentes en el área económica y social a partir de las crisis de empleo, de producción y del gasto generadas con la pandemia.

En el plano sanitario, la respuesta temprana en los primeros meses de 2020 estuvo orientada, sobre todo, por las recomendaciones y las evidencias concebidas desde los organismos especializados y otros espacios de intercambio entre expertos y científicos a escala internacional. A nivel local, cada país, en mayor o menor medida, adoptó esos lineamientos generales y formuló sus propias estrategias a partir de examinar los diversos contextos, tanto en términos de evolución de la pandemia como de las realidades preexistentes a nivel institucional, de recursos y de capacidades. 

En este contexto, la pandemia del COVID-19 impuso desafíos sustanciales en materia de gobernanza: los sistemas de salud debieron, y aún deben, desarrollar respuestas frente a problemas inusuales de manera rápida y efectiva en un contexto en el que la planificación y la coordinación resultan imprescindibles. Las medidas de salud pública para frenar la transmisión y controlar los casos requieren una mirada comprehensiva que, por un lado, movilice a las comunidades para lograr su adhesión y su participación y, por el otro, alcance la articulación institucional entre los niveles nacional y subnacionales, y entre los diversos actores involucrados. Si bien en el contexto de América Latina y el Caribe la Argentina puede ser considerada como un país relativamente mejor preparado que otros en materia sanitaria (López-Calva, 2020), las características particulares del sistema nacional —fragmentación entre los subsistemas público, privado y de la seguridad social, y descentralización hacia niveles subnacionales, provinciales y municipales— tornan aun más complejos aquellos retos. 

En estructuras federales, la gestión descentralizada contiene, en ocasiones, la ventaja de comprender mejor los problemas específicos y el poder de adaptación a las circunstancias locales (Greer, Rozenblum, Wismar&Jarman, 2020). Sin embargo, en un marco como el actual, el rol de los Gobiernos nacionales se torna central para definir y liderar un plan común que pueda ser implementado a nivel provincial y municipal, atendiendo las particularidades de cada caso. La emergencia demanda, más que en cualquier otro contexto, simplificar procesos normalmente complejos, alinear visiones u objetivos no siempre compatibles y aunar esfuerzos con vistas a lograr los mejores resultados posibles.  

A partir de la caracterización esbozada, el presente estudio recoge las experiencias provinciales de gestión sanitaria de la pandemia en la Argentina, desde la perspectiva de funcionarios/as de los Ministerios de Salud subnacionales. En particular, se abordan aquí diversos tópicos relacionados con la gobernanza, a partir de las encuestas y de las entrevistas realizadas a funcionarios/as provinciales, luego sistematizadas, con el objetivo de identificar problemas y respuestas comunes, desafíos persistentes, así como innovaciones que puedan servir como enseñanzas para el futuro del sistema de salud, incluso una vez finalizada la emergencia.

A continuación, en la segunda sección, se describe la metodología empleada. La tercera parte exhibe algunos indicadores sociosanitarios seleccionados con el fin de proporcionar a los/as lectores/as una noción de los contextos provinciales en los que se inscriben las gestiones analizadas más adelante. La sección cuarta presenta los resultados de nuestro estudio y está organizada en cinco subdimensiones, precedidas por una reseña con los principales lineamientos hallados en la literatura en torno de la gestión de la pandemia. Por su parte, el último apartado se destina a discutir los resultados hallados y a presentar algunas de las principales conclusiones. 

Sigamos conectados

Sumate a nuestra red y recibí las novedades según tus áreas de interés.

Suscribirme